1. Reciba solo citaciones emitidas por un tribunal y firmadas por el secretario judicial. Tome una foto del documento antes de devolverlo, pero no lo firme.  Si no cumple los requisitos dichos declárela nula en el acto.  Si la acepta esta surtirá sus efectos y está obligado a presentarse ante la autoridad.
  2. Si le entregan una citación correcta solicite tiempo para leerla y el nombre de la persona que se la entrega. Si es un agente del Ministerio de Interior (policía, Seguridad del Estado o de Inmigración y Extranjería), solicite el cargo. Verifique si es la misma persona que la cita en el documento. En el caso de que sea un agente de policía uniformado, anote el número de 5 dígitos que tienen bordado en el bolsillo derecho de su camisa.
  3. Instruya a las personas que con las que resida que no reciban ninguna citación dirigida usted. Adviértales que al recibirla están asumiendo una obligación, pero la ley no especifica cuál es la responsabilidad en caso de incumplimiento de esta.
  4. Lleve un registro de todos los actos de hostigamientos de los que sea víctima. Anote los detalles del hecho:  día, hora y lugar en el que le entregaron la citación y por quién; así como los motivos por los que la declaró nula.
  5. Denuncie la arbitrariedad. Nuestra organización le puede asistir en la elaboración de un escrito de queja contra el proceder abusivo de los agentes del estado. Mándanos el relato de hechos y nosotros nos encargamos del resto. Contáctanos a info@cubalex.org. A vuelta de correo te enviamos la denuncia con instrucciones para su presentación.

Anuncios