La muerte de un joven en Pinar del Río frente a los policías, ¿Qué dicen los médicos?

0
408

Luis Alberto Sánchez Valdés (alias Lilipi) falleció en la noche del 2 de enero de 2021 en el hospital clínico docente Abel Santamaría Cuadrado, en la provincia de Pinar del Río, después de un “intercambio” con agentes de la policía. Sobre la causa de su muerte circularon varias versiones. Una oficial que sostiene fue un accidente y otra que asegura fue a causa del uso de la fuerza y violencia policial.

El 5 de enero de 2021 el semanario el Guerrillero de Pinar del Río publicó en su sitio web una nota oficial del Ministerio del Interior   en la que se afirma que Luis Alberto se cayó repentinamente por sus pies y se golpeó la cabeza con el pavimento.

En las redes sociales, usuarios con perfiles falsos pro-gobierno por los contenidos que comparten y publican, explicaron que «el trauma causado por el golpe en la cabeza al caer en el contén, le provocaría más tarde la muerte». 

La nota detalla las lesiones que sufrió Sánchez Valdés al caer al piso: edema cerebral severo, fractura de bóveda y base del cráneo, hemorragia subracnoidea derecha, trauma cráneo encefálico severo y caída hacia el plano de sustentación. Agrega que su cuadro se agravó por sus antecedentes médicos como diabetes mellitus tipo II y asma bronquial intermitente controlada.

Sobre estas lesiones y antecedentes médicos Cubalex consultó a investigadores y especialistas en medicina. Todos coinciden en afirmar que una caída por sus propios pies no es suficiente para provocar las lesiones que se describen en la nota oficial.

Las lesiones que le causaron la muerte

Cubalex consultó a Yasser Rojas colabora con la organización con investigaciones médicas. Sobre las lesiones afirmó que una caída por sus propios pies no es suficiente para provocar las lesiones que se describen en la nota oficial.

Asegura que desde el punto de vista cinemático o biomecánico es improbable que se produjera una hemorragia a nivel subaracnoideo de semejante gravedad por una caída de sus propios pies, teniendo en cuenta la estatura del occiso (aproximada de dos metros) y la velocidad de impacto. 

Aclara que, si es posibles que se produzcan traumatismos craneoencefálicos a consecuencia de caídas por los pies en adultos mayores de 65 años, por las condiciones óseas propias de la edad.

Advierte que ni las personas allegadas ni la nota oficial mencionan que Luis Alberto padeciera de enfermedad degenerativa que afectara la calidad de los huesos del cráneo, que justificara semejantes lesiones traumáticas en caída por sus propios pies. Agrega que la composición de los huesos debería ser óptimas por su edad.

El Doctor Alexander Raúl Pupo Casas también comentó sobre las lesiones a petición de Cubalex. Asegura que la versión del MININT no es creíble. Coincide en afirmar que es posible la muerte de una persona en pocos segundos por una caída, si recibe un golpe en la cabeza o las vértebras altas de la columna (cervical).

Agrega que una lesión del cráneo de la arteria meninge media, podría igual causar la muerte en pocos minutos por un hematoma epidural. Sin embargo, considera que no es común que las lesiones detalladas en la nota oficial sean producto de una caída al piso.

Explica que, de haber sufrido una supuesta caída de sus propios pies, el peso de este muchacho (Luis Alberto) no es suficiente como para causar una energía cinética que justifique las lesiones descritas en la nota oficial. “Una simple caída no produce tantas lesiones en el cerebro”, confirma.

Por su parte Rojas aclara que las lesiones descritas en la nota oficial son trauma severo producto de golpes directos sobre el área de la cabeza ya sea en accidentes automovilísticos, caídas de más de 3 metros (o más) o en asaltos o golpizas.

Explica que anatómicamente los huesos del cráneo, por su función de protección de estructuras superiores o centrales, cuentan con el grosor, la dureza y resistencia suficientes para soportar determinadas presiones, y se requiere presión, fuerza y velocidad de impacto los suficientemente fuertes para poder romperlos.

José Alberto, un usuario de Twitter llegó a conclusiones parecidas. “A priori y sin muchos datos, es bastante improbable que una caída de sus propios pies origine semejante daño en un joven, a menos que padezca alguna enfermedad que afecte a los huesos (poco frecuente)” Afirmó en un tweet.

“Incluso en traumatismos craneales que resultaron inmediatamente fatales, las necropsias revelaron una bóveda craneal intacta hasta en el 30% de los casos”, continuó explicando en un hilo. “Por lo general las caídas de menos de 1,8m (metros) de altura se consideran de bajo riesgo”, concluyó

Según declaraciones de personas cercanas a la familia a Cubalex y otros usuarios en redes sociales, el neurocirujano que atendió a Luis Alberto alegó que las lesiones no se correspondían con una caída por los pies.

A Yaser Rojas le llamó la atención que tras una aparatosa «caída de sus propios pies», no se describieron otras lesiones menores.  En todos esos tipos de caídas por las circunstancias es frecuentes que se produzcan lesiones secundarias como laceraciones, escoriaciones y/o hematomas producto al derrumbe que sufre el cuerpo «de pronto”.

Las convulsiones

El Investigador médico Yasser Rojas descarta la posibilidad de convulsiones por un ataque epiléptico. La nota oficial no refiere que Luis Alberto tuviera ningún antecedente neurológico. En el caso de Sánchez Valdés asume que es más probable que las convulsiones se produjeran por golpes contundentes, repetidos y secos que por la altura de la caída.

Agrega que las convulsiones tienes disímiles causas, y dentro de las comunes son los traumas o golpes fuertes directamente en la cabeza, ya sea por gran caída o por acción directa de objectos (palos, botas y hasta con los puños de las manos).

Por su parte el Doctor Pupo Casas comenta que la versión de la epilepsia también está muy mal contada. “Un paciente es epiléptico, generalmente desde que es pequeño. La epilepsia después de los 20 años, o sea en la adultez, casi siempre responde a procesos patológicos secundarios, un tumor cerebral, un traumatismo cráneo encefálico anterior que le haya dejado una secuela neurológica epiléptica”, agrega.

Desmayos por una hipoglucemia

Cubalex recibió información de que Medicina Legal presentó un informe a la familia en el que alega que la muerte fue por un “bajón de azúcar”. Yasser Rojas desecha la posibilidad de desmayos por una hipoglucemia. En las diabetes tipo 2 las hipoglucemias no son tan potenciales como en las de tipo 1.

Aclara que, en cualquiera de los dos casos, convulsión o desmayo por hipoglucemia, las personas experimentan aura previa a la pérdida de conocimiento, una sintomatología hubiera advertido a la persona en sí y a quienes le rodeaban que iba a sufrir una caída.

El Doctor Pupo Casas también pone en duda esta versión. Un paciente diabético generalmente tiene síntomas días anteriores cuando se descompensa y antes de la crisis hipoglicémica, se experimentan síntomas que son el preludio de lo que puede ocurrir.

“Puede ser sudoración fría, palidez mucoso cutáneo”, ejemplifica. Estos síntomas alertan a las personas que estaban a su alrededor, que va a sufrir un desmayo producto de una crisis hipoglicémica.

La caída o el desplome

El Doctor Pupo Casas explica que los desmayos tienen una característica, que el paciente generalmente no cae como una tabla. “Se desploma sobre su eje. Pierde la fuerza en sus pies y cae, lo cual le quita energía y velocidad al golpe, más aún cuando es un paciente de poco peso corporal”, argumenta.

Generalmente el que se desmaya recibe un golpe en la región occipital o posterior del cráneo, no se justifica la hemorragia subaracnoidea derecha, concluye.

En este sentido la versión de los testigos del hecho se contradice. Jaliesky Pérez Venero afirma que Luis Alberto “en vez de desplomarse para abajo … se cae, pero de lado”. Yordan Robaina González dijo “él se cae para atrás y se da en la cabeza”. “Cuando le viramos la cara para su mano derecho vimos el hueco”, alegó Damiledsy Hernández Álvarez.