Régimen acosa a la madre de Laritza Diversent para detener el trabajo de Cubalex

1
266

“Si tú convences a tu hija de que termine con lo que hace, entonces te vamos a resolver tus problemas de vivienda y la operación que necesitas”, le comunicaron este jueves dos agentes a de la Seguridad del Estado a Maricelis Cambara, la madre de Laritza Diversent, directora del Centro de Información Legal Cubalex. 

Cambara tiene una discapacidad física debido a un accidente en la niñez y perdió movilidad en su pierna izquierda. Según los oficiales, ellos tienen la potestad de facilitarle una cirugía para mejorar su calidad de vida y aliviar el dolor que sufre.

Los agentes de la Seguridad del Estado le “sugirieron” que interfiriera en el trabajo que hace su hija. De conseguirlo, como recompensa le darían una serie de prebendas, además de atención médica, que supuestamente es pública en Cuba y a la que cualquier persona debe tener acceso garantizado. También le prometieron que cesarían las agresiones, mayormente verbales, que ha sufrido por parte de sus vecinos en los últimos años. 

Por último, la policía política le aseguró que solo si Diversent abandonaba su trabajo como defensora de derechos humanos, le permitirían reencontrarse con su hija. Paradójicamente, fue la misma policía política quien en 2017 obligó al equipo de Cubalex a exiliarse, sin posibilidad de regresar a su país, luego de allanar la sede de la organización y amenazar con cárcel a sus miembros.

Durante el encuentro con Cambara, los agentes prefirieron disfrazar como “chantaje” su acoso y “suavizar” el intercambio a diferencia de lo ocurrido el año pasado. En agosto de 2021, uno de los agentes que ahora la visitó, junto a otro represor, la amenazaron tácitamente.

En ese entonces Cambara, de 63 años, fue advertida de que hasta ella podría ser juzgada por el trabajo de su hija. A la vez que la presionaron con poder interceptar a Diversent en Estados Unidos u otro país y llevarla hasta Cuba para juzgarla. En ese momento, Cambara se encontraba con su mamá convaleciente, quien murió a los pocos días. Y ahora, nuevamente, los agentes del régimen aprovechan una situación de vulnerabilidad para atacarla, pues hace tres días su hermano debutó con demencia.

Los agentes le dijeron a Cambara que la volverían a visitar para saber la respuesta de su hija. 

Al respecto, la directora de Cubalex declaró a CubaNet que la Seguridad del Estado está usando a su madre para presionarla. Al parecer, buscan sofocar el trabajo de asesoría legal que hace la organización, así como la incidencia que tiene en escenarios internacionales para visibilizar las violaciones de derechos humanos en Cuba.

“Esto me convence de que hay que seguir haciendo el trabajo porque algo hacemos bien. Si no les preocupara Cubalex no acosarían una mujer con discapacidad, de 63 años”, dijo la jurista a CubaNet.

La abogada dejó claro que no negocia, ni cede ante la dictadura cubana o sus órganos represores. “La labor de Cubalex me trasciende. Estoy para dirigir, pero no soy toda la organización. Está de más aclarar que no voy a usar mi posición de liderazgo para hacer retroceder la organización por chantajes”, apuntó.

“Si yo mañana renuncio para que dejen a mi mamá en paz, Cubalex va a seguir existiendo y trabajando, que es lo que Cuba necesita”, concluyó.

*Esta nota fue publicada originalmente en Cubanet